Consejos para considerar a la hora de viajar en compañía de un niño con autismo

El autismo se trata de un trastorno que se presenta a nivel neurológico, y se mantiene durante el transcurso de la vida. El mismo se caracteriza principalmente por dificultades en lo que respecta a la interacción social y la comunicación, sin dejar de señalar que las personas que presentan dicha condición mantienen intereses repetitivos por determinadas actividades.

Sin poder enunciar sus causas debido a que aún son desconocidas, se sabe que se trata de una condición congénita que requiere de cuidados especiales, en donde muchos científicos llegan a coincidir en que existe cierta predisposición genética y adicionalmente factores ambientales que podrían ser los causantes de la misma.

Características de una persona con autismo

  • No logran reconocer los sentimientos en otras personas.
  • No cuenta con la capacidad de buscar consuelo cuando se sienten afligidos.
  • Tienen gran dificultad para imitar conductas.
  • Evitan los juegos y actividades donde se deba interactuar con otros niños.
  • Presentan problemas para comunicarse de una forma no verbal.
  • No saben ejecutar distintos roles ya que se presenta una ausencia de actividad imaginativa.
  • Sus movimientos corporales son estereotipados o repetitivos.
  • Presentan gran dificultad para aceptar los cambios en su entorno.
  • Insisten en continuar las rutinas con los mínimos detalles de forma irracional.
  • Sus intereses son particulares ya que están limitados por realizar solo algunas actividades, resistiéndose a modificaciones en la mayoría de los casos.

A causa de este conjunto de conductas presentadas por los niños autistas, resulta un tanto complicado realizar algo tan sencillo como lo es viajar, por lo que es recomendable tomar en consideración los siguientes consejos:

Mencionarles con anticipación que habrá ciertos cambios: Esto posiblemente resulte lo más importante, debido a que su afición por mantener su rutina podría dificultar enfrentarse a cambios, por más llamativos y entretenidos que estos puedan ser para otros niños. Cuando se les dan estas indicaciones, se debe ser lo suficientemente consistente, debido a que el niño no las asimila de inmediato.

Es recomendable realizar una lista de los lugares a visitar: Siempre que existe una preparación con anticipación, cualquier lugar será bueno.

Antes de ir, es importante visitar el lugar si se encuentra a nuestro alcance: esto se hace para tener una idea de los cambios que podrían llegar a afectar al niño y de qué cosas puede conocer en dicho lugar, de esta manera podemos prepararlo para cuando este llegue.

Se debe investigar en referencia a los servicios para personas con discapacidad: Como por ejemplo rampas, centros médicos y atención especializada.

Mantener presente cada uno de los lugares que podrían asustar al niño.

Es importante mostrarle fotos del sitio previamente: tal acción hará que pueda sentirse más tranquilo al momento de llegar.

Considera tomar un medio de transporte que pueda adecuarse a la tolerancia del niño: para lo que se debe considerar cuánto tiempo durará el viaje.

Selecciona horarios en los que se pueda evitar la aglomeración de personas

No es necesario que recorran todo el lugar: lo ideal sería que alcancen pequeños logros e ir despacio.