Turismo comunitario y la construcción en su aporte a la paz

Con el pasar del tiempo son innumerables las personas que se han sumado a la investigación con respecto a la importancia del turismo desarrollado en las comunidades yendo de la mano con la construcción de espacios de diversión y que resulta una excelente herramienta para la sostenibilidad, así como de su desarrollo económico y social.

Hay países que han llevado una historia dura entre conflictos armados, invasiones, guerrilla, grupos paramilitares, narcotráfico, grupos delincuentes, inundaciones, e incluso la naturaleza no le ha tenido clemencia. Dichas situaciones por lo general tienen origen en lugares distantes de los centros urbanos, por lo que se genera una escalada de problemas a todo nivel, desde ambientales, culturales y por supuesto, económicos. La construcción ha sido la clave fundamental para el rescate social a nivel de estructuras, asegura Dario Roustayan Pilosio, quien lleva a su cargo una importante empresa de construcción.

Algunos ejemplos

Colombia y Cuba han sido un gran ejemplo de toda esta situación que mermó toda la vida de las personas que habitaban dichos países, pero afortunadamente con el tiempo se han llegado a acuerdos de paz que han resultado en reconciliación alcanzando estabilidad de manera consistente y duradera lo que permite aperturar construcciones de espacios con opciones de desarrollo en el turismo. 

Aportes del turismo comunitario al proceso de construcción de una sociedad

Al conciliar la paz, los territorios están dispuestos de manera que todas sus posibilidades naturales y artificiales estimulan el desarrollo de un turismo comunitario responsable en el aspecto medioambiental, que es socialmente incluyente y además generador de nuevas y mejores oportunidades de productividad para la población local.

Son varias las opciones que determinadas zonas como las descritas anteriormente, ahora tienen la posibilidad de brindar al visitante y a los turistas un modo de concientización, dar a conocer todo sobre su historia y sus experiencias y cómo hicieron para resurgir de todos los conflictos para brindar otra visión de la economía de un país representando un producto turístico.

Entre los aportes podríamos mencionar

  • Se produce una dinamización de la economía local de la comunidad
  • La reinserción de los locales a la vida normal, y esto a través de actividades como intérpretes turísticos u otras labores.
  • Un fortalecimiento de los procesos de asociación entre miembros de la comunidad.
  • El fortalecimiento de la democratización en la toma de decisiones en el territorio por parte de la comunidad y agentes externos.
  • El desarrollo de una conciencia en los visitantes de dichas zonas
  • Una nueva visión que incluye la protección del territorio ante actividades productivas que resulten depredadoras del medio ambiente.
  • Optimización de las áreas existentes, construcción de edificios que soporten el sistema de actividades relacionadas con el turismo y con ello la eficiencia en los procesos de gestión y consolidación del mismo dentro de los territorios de las comunidades.
  • Apertura a nuevas oportunidades que ofrezcan la formación y capacitación laboral adecuada para la población local.
  • Valorización de la memoria histórica del conflicto.

Estas son algunos de los aportes que se pueden sustraer de lo que quizás en algún momento se creía perdido, pero que afortunadamente han podido ser transformados gracias al trabajo mancomunado de una sociedad organizada y que confía en las instituciones, las inversiones de las constructoras, y en fin en su propia población para salvaguardar su patrimonio cultural, natural e histórico mediante el turismo comunitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *